WFH NETWORK

Trastornos de la Coagulación

Determinación del sexo del feto

La determinación del sexo del feto, es decir, saber si el bebé será un niño o una niña, es un procedimiento relativamente sencillo. Conocer el sexo del feto no ofrece información sobre si tendrá o no hemofilia, pero sí representa un dato útil.

Si el feto fuera varón, puede ofrecerse la muestra de vellosidades coriónicas o la amniocentesis a los padres que desean saber si su hijo tendrá hemofilia. Si una portadora elije no someterse a las pruebas, o si éstas no estuvieran disponibles, los médicos deberían planear el parto y el alumbramiento a fin de minimizar la probabilidad de hemorragias en un feto varón.

Si el feto fuera mujer, el diagnóstico prenatal no es necesario porque, aun si la niña fuera portadora, hay muy pocas probabilidades de hemorragia para el bebé durante el parto y el alumbramiento.

El sexo del feto puede determinarse de dos maneras:

  • Determinación del sexo fetal a partir del plasma materno: Se toma una muestra de sangre de la madre desde las ocho semanas de embarazo. El sexo puede determinarse a partir del material genético del feto, que se encuentra en la sangre materna. Este procedimiento puede realizarse durante el primer trimestre del embarazo, pero solo está disponible en unidades especializadas.
  • Ecografía o ultrasonido: El sexo del feto puede determinarse con precisión mediante ecografía o ultrasonido a partir de las 15 semanas de embarazo. En esta etapa de la gestación, la amniocentesis es la opción preferida para determinar si el feto de un varón tiene hemofilia.


Actualizado por última vez: noviembre de 2012

 

Encuentre un centro de tratamiento

 

Consulte la Biblioteca de publicaciones

 

Juegos HemoAcción

 

Lea El mundo de la hemofilia

 

Acceso al periódico Haemophilia