WFH NETWORK

Trastornos de la Coagulación

Síntomas hemorrágicos

Aproximadamente un tercio de las portadoras tienen niveles de factor de coagulación en la sangre menores al 60 por ciento de lo normal y podrían presentar hemorragias anormales. En la mayoría de los casos, las portadoras experimentan síntomas similares a los vistos en hombres con hemofilia leve, así como algunos otros específicos de las mujeres, tales como periodos menstruales abundantes o prolongados.

Las portadoras sintomáticas y las mujeres con hemofilia:

  • podrían presentar moretones más fácilmente;
  • podrían presentar hemorragias prolongadas después de cirugías;
  • podrían presentar hemorragias graves después de traumatismos;
  • con frecuencia tienen periodos menstruales más abundantes y prolongados (menorragia) y más probabilidades de necesitar un suplemento de hierro o de ser sometidas a una histerectomía;
  • tienen más probabilidades de presentar hemorragia posparto después del alumbramiento.

Hemorragias posteriores a cirugía o traumatismo

Los estudios han demostrado que el síntoma más común que experimentan las mujeres son hemorragias prolongadas después de cirugías, tales como extracciones dentales o amigdalotomías. También están expuestas a presentar hemorragias graves después de accidentes o lesiones.

Menorragia

Las portadoras con bajos niveles de factor tienen un mayor riesgo de periodos menstruales abundantes o prolongados (menorragia). Las niñas podrían presentar un sangrado particularmente abundante cuando empiezan a menstruar. El sangrado excesivo puede provocar anemia debido a los bajos niveles de hierro en la sangre, lo cual genera debilidad y cansancio.

Dismenorrea y dolor a mitad del ciclo

Las mujeres con trastornos de la coagulación tienen más probabilidades de padecer dolor durante su periodo menstrual (dismenorrea). También podrían experimentar un leve sangrado interno durante la ovulación, lo que puede generar dolor abdominal y pélvico (conocido como Mittelschmerz, palabra alemana que quiere decir "dolor intermedio"). Esta hemorragia puede ser grave y aun llegar a poner en peligro la vida, particularmente en portadoras con niveles muy bajos de factor de coagulación, y podría requerir atención médica urgente.

Hemorragia perimenopáusica

La menopausia es la etapa en la vida de una mujer cuando los periodos menstruales cesan permanentemente. La perimenopausia es el periodo de 3 a 10 años previo a la menopausia, cuando las hormonas están "en transición". Periodos menstruales abundantes e irregulares son más comunes en todas las mujeres, conforme se acercan a la menopausia. Trastornos ginecológicos como fibromas, pólipos, etc. también son más comunes en esta fase de la vida. Las portadoras de hemofilia corren el riesgo de presentar síntomas hemorrágicos más graves y podrían requerir tratamiento.

Otros problemas ginecológicos

Durante el proceso de ovulación, las mujeres pueden desarrollar quistes ováricos simples (también llamados funcionales). Estos quistes son generalmente pequeños, no causan problemas y desaparecen por sí solos. Las portadoras de hemofilia parecen presentar un mayor riesgo de hemorragia en estos quistes simples que entonces se convierten en quistes ováricos "hemorrágicos". Los quistes ováricos hemorrágicos pueden ocasionar considerable dolor y podrían requerir atención médica urgente.

Algunas portadoras también presentan endometriosis, un trastorno doloroso en el que el tejido endometrial, el cual recubre el útero, se forma en el abdomen u otras partes del cuerpo. Aunque todavía no se comprenden bien las causas de la endometriosis, las mujeres que experimentan periodos menstruales abundantes corren mayor riesgo de presentar el trastorno.


Actualizado por última vez: noviembre de 2012

 

Encuentre un centro de tratamiento

 

Consulte la Biblioteca de publicaciones

 

Juegos HemoAcción

 

Lea El mundo de la hemofilia

 

Acceso al periódico Haemophilia